El COVID-19 impone distanciamiento social como la principal medida de protección de la salud de la gente. Cuando dos personas extienden sus brazos en paralelo al suelo, podemos determinar el espacio necesario para garantizar seguridad frente a posibles contagios, pero ¿cómo monitorear que esa distancia se respete? En lugares cerrados, como oficinas, hay una cantidad finita de metros cuadrados que determinan la capacidad máxima de personas, por lo tanto, otra pregunta que surge es ¿cómo coordinar el traslado de personas entre lugares sin sobrepasar su aforo?

 

Si bien muchas empresas han optado por el trabajo remoto para la continuidad de sus operaciones, existen otros negocios que por su naturaleza han debido mantener el trabajo presencial. Ahora que comienzan las medidas de desconfinamiento, la mayor preocupación de las áreas de Recursos Humanos es evitar aglomeraciones que puedan despertar rebrotes entre los colaboradores. Precisamente es aquí donde recae la importancia de la geolocalización y el análisis de datos para monitorear los movimientos de las personas, que junto al organigrama empresarial, cumplen un rol fundamental para el retorno seguro al lugar de trabajo.

 

Leyendo la data en movimiento

Actualmente las organizaciones saben de la relevancia del análisis de personas y su impacto en los negocios. Es por esto que 71% de las empresas considera People Analytics como un elemento de alta prioridad en sus compañías, incluso, según Deloitte, el 31% cree que es muy importante. Y es que aprender a administrar las personas con ‘data’ genera un enorme impacto en la productividad y eficiencia de diversos procesos productivos.

 

El uso de People Analytics permite justamente eso: analizar los datos que arroja el comportamiento de las personas para tomar decisiones que benefician a los colaboradores y a la administración. AIHR.com, plataforma que imparte la certificación oficial en el uso de este sistema, describe People Analytics como una metodología basada en datos para agregar valor y generar poderosas percepciones en la administración de los recursos humanos.

 

Los expertos en People Analytics, saben leer e interpretar la información que entra por los diversos canales dispuestos, como por ejemplo, sistemas de evaluación, correos electrónicos, software de mensajería, flujos de navegación y redes sociales. Luego analizan y usan esta data para determinar perfiles, de acuerdo a variables previamente seleccionadas, lo que permite diseñar modelos predictivos según sea la necesidad.

 

Contar con esta información en tiempos en los que hay que mantener un férreo control sobre la cantidad máxima de personas, que pueden estar juntos en un mismo recinto cerrado, simplemente hoy es vital. Según los ‘Protocolos sanitarios para el funcionamiento de empresas por Coronavirus’, elaborados por el Gobierno, “la autoridad sanitaria determinó que la capacidad máxima [de un lugar] se calculará por los metros cuadrados (m2) del recinto, y no podrá ser mayor a una persona cada 10 m2. Es decir, en un supermercado de 1.000 m2, no podrán estar más de 100 personas en forma simultánea en su interior”.

 

Por lo tanto, al saber los metros cuadrados de la oficina podemos calcular el aforo permitido y así determinar de antemano turnos para que las personas puedan asistir a desarrollar sus funciones de manera presencial. Al mismo tiempo, estar siempre atentos al flujo de información de todos los canales para verificar que los movimientos se estén dando en los espacios determinados y los horarios establecidos.

 

El potencial de People Analytics

El uso de la data para el mapeo de la geolocalización es un perfecto ejemplo de la aplicación de People Analytics para tomar decisiones que repercuten directamente en el beneficio de los trabajadores, ya que el monitoreo de sus movimientos busca protegerlos y, al contar con colaboradores protegidos aumenta la sensación de seguridad en el lugar de trabajo. Esta percepción se traduce en un trabajador satisfecho, comprometido y consciente, lo que se traduce en un mejor clima laboral y una operación optimizada.

 

Precisamente, CEINSA, consultora española de Recursos Humanos y líder en el área de People Analytics, asegura que esta metodología tiene muchas aplicaciones, como el mapeo a través de geolocalización, que no han sido explotadas aún y que podrían generar grandes beneficios para las empresas.

 

El uso tradicional que se le ha dado a esta novedosa herramienta se ha limitado a la administración y retención del talento, con miras a mejorar rendimiento y generar buenas prácticas. Pero lo cierto es que la data que capta People Analytics es más que el monitoreo y detección de prácticas laborales que se quieren impulsar o corregir. Virtualmente cualquier parámetro es válido para determinar un perfil específico, como lo demuestra su aplicación en el ámbito de la geolocalización. De ahí la importancia de esta herramienta, que según el 72% de los directivos es imprescindible conocer para acceder a puestos de dirección.

 

Herramientas de geolocalización

Hay puestos de trabajo que no son posibles desempeñar desde casa o mediante el trabajo remoto, por lo tanto, los colaboradores deben desplazarse hasta el lugar físico o sucursal correspondiente. Por esto, es necesario pensar en distintas estrategias y medidas para tratar de protegerlos de un posible contagio de COVID-19.

 

Una de las inquietudes principales hoy es cuáles serán las estrategias a seguir, cuando las cifras decaigan a un nivel bajo, que permita y haga posible el retorno seguro de las personas a sus lugares de trabajo.

 

Algunas de las variables a considerar para definir estas medidas son las siguientes:

 

Edad del colaborador: las cifras oficiales sobre el COVID-19 han demostrado que esta enfermedad es crítica para personas de mayor edad. En Chile, el 64% de las personas fallecidas por dicha enfermedad superan los 70 años de edad, es decir, una gran parte del 36% restante (edad < 70 años) se comprende de personas en estado laboral activo.

 

Rango etario y género: las personas contagiadas con edades comprendidas entre 20 y 64 años, representan aproximadamente el 82% del total de casos confirmados, es decir, personas en estado laboral activo.

 

Distancia o tiempo de viaje hasta el lugar de trabajo: esta información es importante debido a que de acuerdo a la ruta que el colaborador deba tomar para llegar a su lugar de trabajo, seguramente implique el paso por distintas comunas y mayor contacto con personas. El Ministerio de Salud ha publicado el documento “Índices de Movilidad Nacional a nivel comunal”, un análisis realizado por el Instituto de Data Science de la Universidad del Desarrollo considerando el movimiento de los teléfonos móviles conectados a la red de telefónica en el territorio nacional, de manera agrupada y anónima.

 

Actualmente existen herramientas capaces de monitorear y analizar estos factores, entre otros, que permiten mejorar la gestión de personas durante el retorno seguro, al mismo tiempo que resguardar la salud de los colaboradores. Con este tipo de soluciones, como el que próximamente lanzará hcmFront, será posible obtener el porcentaje de colaboradores por grupo de edad, género y aquellos considerados en “edad de riesgo”, mediante el módulo de Gestión de Personas y sus secciones Administración de Colaboradores y los reportes de HR Analytics.

 

En el caso del distanciamiento social, People Analytics en definitiva ha adquirido un nuevo valor, al ser capaz de mapear los movimientos de las personas, ubicándolas en tiempo real en su desplazamiento entre localidades, permitiendo la llamada geolocalización.

Nueva llamada a la acción