El uso de nuevas tecnologías ha sido fundamental para que las compañías puedan digitalizarse. La implementación del trabajo remoto y la urgencia de las organizaciones por optimizar procesos y disminuir costos, ha motivado a las áreas de Recursos Humanos a contar con especialistas en psicología, con la finalidad de complementar el uso de estas herramientas y obtener sus máximos beneficios.

 

La digitalización empresarial ha transformado diversos sectores, y no solo los que implican procesos productivos. En el caso de las áreas de Recursos Humanos, la implementación y uso de nuevas tecnologías es sumamente relevante, ya que colabora en alinear la gestión del capital humano con los objetivos del negocio e incluso, metodologías como People Analytics, son capaces de ayudar a las compañías a cumplir sus objetivos comerciales.

 

La incorporación de estas nuevas tecnologías, administradas a través de plataformas para la gestión de personas, ha ayudado a las áreas de Recursos Humanos a gestionar el compromiso de los colaboradores y analizar su potencial y desempeño a partir de datos propios, generando planes de acción personalizados y aumentando el grado de satisfacción, lo que en consecuencia mejora la productividad. Es por esto que el mercado de la ciencia de datos crece a tasas cercanas al 30% anual, según datos de EY Chile, consultora de Data Analytics.

 

Beneficios de la tecnología para las áreas de RRHH

Las herramientas tecnológicas se han convertido en un pilar importante para seleccionar, retener, desarrollar y formar al talento adecuadamente al interior de las organizaciones. Por ejemplo, según los expertos de Adecco Professional, hoy es posible entregar un perfil con más de un 80% de precisión, justamente gracias a la tecnología.

 

Además, el uso de estas soluciones permite conocer mejor a los colaboradores y tener control sobre sus procesos, como también identificar sus fortalezas para potenciarlas y sus debilidades para capacitarlos en dichas materias o incluso, realizar complejos procesos como onboarding de forma remota y, a su vez, exitosa. En definitiva, permiten visualizar, administrar y gestionar las necesidades de los colaboradores.

 

Por otra parte, contar con un perfil único de cada colaborador, sirve para diseñar su plan de carrera dentro de la compañía, además de ayudar a identificar a quienes pueden ascender o cambiar de área.

Por último, centralizar la información de los colaboradores permite generar una estrategia que contemple beneficios y políticas motivadoras, para así obtener un mayor compromiso y un rendimiento alineado a los objetivos de la organización.

 

La importancia de la psicología en el área de RR.HH

En la actualidad, la mayoría de los departamentos de Recursos Humanos ha decidido incluir psicólogos, ya que les resulta valioso contar con profesionales especializados durante el proceso de selección y que apoyen a los colaboradores en sus labores para un correcto funcionamiento de las organizaciones.

 

Además, el psicólogo es el principal responsable de la relación entre el colaborador y la empresa, ya que vela tanto por los niveles de productividad que busca la organización como por los intereses de los trabajadores.

 

En los procesos de selección, el especialista se encarga de estudiar el puesto de trabajo que necesita cubrir la organización y construir el perfil del colaborador adecuado, analizando diversos factores como las necesidades, responsabilidades y labores que se deben desarrollar. En este sentido, es capaz de deducir las capacidades que requiere un buen candidato, detectando tanto las intelectuales como sociales que deberá tener.

 

Además, los psicólogos ayudan a crear los instrumentos de evaluación con los que se medirá si los diferentes candidatos son aptos para el cargo y alinearlos con la cultura organizacional de la compañía, reduciendo riesgos de un abandono temprano.

 

Esto se suma a la realización de entrevistas, en las que los expertos evalúan cuáles son las personas idóneas para el cargo. Es en este momento donde la sensibilidad y capacidad de percepción del especialista toma una relevancia mayor, ya que deberá valerse de las herramientas que ha seleccionado y su visión para poder elegir a los candidatos adecuados.

 

Sumado a lo anterior, los psicólogos pueden desempeñar otras funciones relacionadas con los colaboradores que ya son parte de la organización, como la elaboración e impartición de actividades formativas, orientación laboral, resolución y mediación en los conflictos de las plantillas, estudio de los casos de absentismo, evaluación del desempeño laboral e investigación y análisis de mercado.

 

Más allá de los procesos de reclutamiento y selección, el papel del psicólogo es clave en el desarrollo de la relación colaborador-empresa, que generalmente es compleja y dinámica. Esto se debe a que mientras el empleador espera que el colaborador cumpla sus labores, el trabajador por su parte espera que la organización actúe de acuerdo a lo que él desea, como por ejemplo, recibiendo una mejor remuneración o más beneficios a cambio de su eficacia y productividad.

 

A esto se le llama comúnmente “contrato psicológico” y muchas veces difiere del contrato formal de trabajo, motivo por el que estos procesos requieren ser liderados y supervisados por un especialista en la materia. Según Edgar Henry Schein, ex profesor de la MIT Sloan School of Management, este contrato es factor fundamental que determina el nivel de motivación de las personas y está compuesto de una serie de expectativas que el colaborador tiene en su relación con la empresa y que no están escritas ni normadas formalmente.

 

Finalmente, el psicólogo de una organización es quien vela por la motivación de los colaboradores, el motor de la productividad. Según un estudio de la Universidad de Warwick, que analiza la felicidad y la productividad, un empleado feliz es un 12% más productivo. Mientras que otro estudio, realizado en Harvard, demuestra que un empleado descontento o tóxico puede perjudicar la dinámica de los equipos. Por esto es necesario un especialista que tenga la capacidad y los conocimientos para establecer una comunicación con los colaboradores, y así saber lo que realmente los motiva.

 

Existen muchos tipos de motivaciones, más allá de la retribución económica, por lo que realizar este análisis de forma periódica es fundamental. Así lo demuestran estudios como el llevado a cabo por IWG, donde el 71 % de los encuestados señaló que un trabajo flexible mejora su satisfacción en el trabajo.

 

Las nuevas tecnologías están modificando procesos, ampliando las capacidades y el potencial productivo, a la vez que hacen cada vez más sencillas algunas operaciones. Es por esto que las áreas de Recursos Humanos están desarrollando una cultura digital basada en la innovación y orientada a situar al empleado en el centro de sus estrategias, usando la tecnología para poder concentrar sus esfuerzos en apoyar a la fuerza laboral.

 

Según The Valley Talent, headhunter de talentos para la economía digital, las herramientas tecnológicas, como People Analytics, permitirán a las gerencias de RRHH dedicar más tiempo a la realización de tareas de mayor valor, relacionadas con la gestión de talento en sí misma como el desarrollo de carrera o la formación, ya que en la actualidad suelen dedicar cerca del 80% de su tiempo a tareas administrativas.

New call-to-action