Si bien el COVID-19 ha ido bajando su tasa de contagios, el teletrabajo es una de las tendencias más relevantes que se mantendrán una vez se disipe el virus, ya que su implementación ha sido muy bien percibida de parte de trabajadores y empresas.

 

Según un reciente estudio realizado por Robert Half en Chile, actualmente el 78% de los trabajadores encuestados está trabajando desde su casa y se proyecta que gran parte de las empresas mantengan esta modalidad, debido a que el 81% dijo que es probable o muy probable que desee trabajar en modo home office una vez que termine la pandemia.

 

Por su parte, otro estudio realizado por la reconocida consultora de Recursos Humanos -tras encuestar a más de 180 gerentes chilenos- evidenció que un 70% de los líderes cambió positivamente su percepción sobre el teletrabajo. Las razones principales son la continuidad de los negocios (64%), la mantención de los niveles de servicio al cliente (52%) y la constancia de la productividad y la colaboración (74%). De hecho, según Clapes UC, la productividad media laboral interanual creció 7,3% durante el trimestre abril-junio 2020. Todo lo anterior, devela que el trabajo remoto llegó para quedarse.

 

En este sentido, las áreas de RRHH tienen el desafío de aprender a gestionar a sus colaboradores que teletrabajan. Para los expertos, una de las claves es identificar nuevas habilidades que permitan un control eficaz del trabajo remoto, además de capacidades para el uso de software de gestión de personas y metodologías como People Analytics, que además de apoyar a los líderes en la toma de decisiones, ayudan al cumplimiento de los objetivos comerciales de las empresas.

 

Según The Valley Talent, headhunter en la búsqueda de talento para la economía digital, la implementación de People Analytics permitirá a las gerencias de Recursos Humanos dedicar más tiempo a la realización de tareas de mayor valor, relacionadas con la gestión de talento en sí misma, como el desarrollo de carrera o la formación, debido a que en la actualidad, suelen dedicar cerca del 80% de su tiempo a tareas administrativas.

 

9 consejos para gestionar colaboradores que teletrabajan

Si bien lo ideal es contar con políticas y un protocolo claro para implementar el trabajo remoto, hay muchas compañías que han tenido que hacerlo sobre la marcha. Para gestionar exitosamente a los colaboradores que teletrabajan, los expertos de Gartner recomiendan hacer el trabajo más atractivo para los colaboradores.

 

En este sentido, según la consultora de investigación de las tecnologías de la información, los gerentes de RR.HH deben impulsar nueve actividades para garantizar que sus colaboradores cuenten con el apoyo necesario para que sean capaces de afrontar la crisis, cuidando su estabilidad emocional, para que sean productivos y estén comprometidos.

 

1. Atender a las señales de angustia

Hoy es clave estar atento a cualquier tipo de actitud que refleje angustia de parte de los trabajadores. Para esto, se recomiendan las conversaciones directas, como observaciones indirectas, con el fin de conocer cuáles son sus preocupaciones.

 

En este sentido, los software para la gestión de personas permiten configurar, enviar y analizar encuestas en menos de una hora, lo que genera un 65% más de participación, además de reportería en tiempo real. Adicionalmente, estas soluciones permiten automatizar tanto el envío de las encuestas como generar notificaciones y recordatorios de pendientes, además de realizar seguimiento a los resultados de las mismas, crear reportes y analizar sus efectos para la mejora continua de la organización.

 

Por otra parte, estas tecnologías permiten medir el ambiente laboral, engagement y satisfacción de sus colaboradores, utilizando múltiples metodologías de evaluación para crear planes de acción adecuados, lo que repercute en personas más motivadas y comprometidas, y por ende, una operación optimizada.

 

2. Equipar y nivelar a los colaboradores

Otra de las recomendaciones de Gartner es asegurar que todos los colaboradores cuenten con la tecnología necesaria, no sólo para operar de forma remota, sino también para poder alcanzar el cumplimiento de los objetivos asociados a su cargo y las tareas que son parte de su rol.

 

Por ejemplo, el teletrabajo implica reuniones y comunicaciones virtuales, que son diferentes a las presenciales. Por esto es necesario capacitar a los miembros del equipo en estos aspectos, ya que este tipo de modalidad puede ser incómoda y menos efectiva para algunas personas.

 

A través de plataformas para la gestión de personas, es posible realizar registro, seguimiento y gestión de capacitaciones, para poder evaluar el impacto de las medidas tomadas y conocer su efectividad, o incluso realizar exitosamente procesos de onboarding a colaboradores que operan de forma remota.

 

3. Promover el diálogo y la comunicación

La comunicación unidireccional es una de las grandes problemáticas a las que se enfrentan las compañías, sobre todo aquellas más tradicionalistas y que cuentan con políticas más estrictas.

 

Por el contrario, un diálogo bidireccional entre los líderes y los trabajadores hará que la comunicación favorezca el compromiso, más que perjudicarlo. Según Gartner, el conocimiento y la comprensión de los colaboradores sobre las decisiones de cambio en las compañías, inciden mucho más en el éxito de una iniciativa, que el mismo hecho de que los trabajadores señalen que están dispuestos a un cambio específico.

 

4. Confiar en los colaboradores

Hoy, muchos gerentes están preocupados e incluso frustrados por no contar con la visibilidad constante de sus colaboradores, sistema que tenían bajo el modelo del trabajo presencial. Esto perjudicará aún más a los trabajadores que ya se encuentran estresados. No es momento de fijarse excesivamente en los problemas de desempeño, sino más bien de entregarles a los trabajadores la confianza que necesitan para mejorar su rendimiento, reflejar su esfuerzo a partir de resultados y por ende, ayudarlos a afrontar la crisis con éxito.

 

5. Reforzar los valores organizacionales

Durante los últimos años, la mayoría de las empresas se ha esforzado por construir y fomentar valores que permitan resguardar su capital más preciado, el capital humano. En el contexto actual, es imperante reforzar estos valores y hacer saber a los colaboradores que la organización busca protegerlos, y que por lo mismo, se tomarán acciones concretas para cumplir este objetivo.

 

Por otro lado, igual de importante es estar atento a las conductas negativas y poco éticas, ya que según la consultora con sede en Stamford (Connecticut, EEUU) durante los periodos de incertidumbre, la mala conducta de los trabajadores aumenta hasta en un 33%.

 

Para mitigarlo, es necesario dar a conocer a los colaboradores cuáles son los canales adecuados para denunciar este tipo de situaciones y las medidas al respecto. Esto a la vez permitirá generar mayor confianza y seguridad en los trabajadores.

 

6. Crear objetivos para una mayor claridad

En periodos críticos es recomendable centrarse en objetivos y enfatizarlos sobre los propios procesos, de esta forma se ofrece una mayor claridad a los colaboradores y se impulsa su participación. A su vez, esta práctica contribuye a que los trabajadores sientan menos ansiedad por la seguridad de su trabajo y un mayor compromiso.

 

7. Centrarse en los productos, no en los procesos

Debido a las diversas dificultades que algunas personas deben afrontar a la hora de teletrabajar, como atender simultáneamente el cuidado de sus hijos, es fundamental permitir a los colaboradores realizar su trabajo de la manera más fácil, cómoda y productiva para ellos.

 

Ofrecer flexibilidad permite a los equipos organizarse a su manera y fomentar la colaboración. En este sentido, los software de RRHH cuentan con herramientas de gestión del talento y feedback, que permiten a los líderes saber más de sus colaboradores y así tomar mejor decisiones.

8. Aumentar el reconocimiento

Según los expertos de Gartner, durante los períodos de interrupción, el deseo de los colaboradores de ser reconocidos aumenta en cerca de un 30%. Es por esto que los reconocimientos juegan un rol clave a la hora de afrontar la situación actual, ya que no solo sirven para quienes son reconocidos sino también son una forma de fomentar al resto de los colaboradores a seguir las conductas y comportamientos alineados a la estrategia de la compañía y al cumplimiento de los objetivos.

 

Aquí la tecnología juega un rol clave, ya que a través de plataformas para la gestión de personas es posible realizar encuestas rápidamente y hacer seguimiento a los resultados, crear reportes y analizar sus efectos para mejorar los procesos de reconocimiento y conocer la percepción de los colaboradores al respecto.

 

9. Fomentar la innovación

Debido al alto nivel de incertidumbre que se genera en ciertos periodos, como el desatado por el COVID-19, es normal que los líderes tengan más inseguridades de probar distintas metodologías de trabajo y los colaboradores a usar nuevas tecnologías. Esto, a su vez, desincentiva la innovación, lo que es un riesgo para la subsistencia de las compañías.

 

Por el contrario, hoy digitalizar las empresas e implementar nuevas tecnologías es clave, no sólo por la necesidad de operar a distancia, sino también para resguardar la salud de los colaboradores. Según el reporte COVID-19 de Accenture, hoy más que nunca las empresas deben innovar y usar data empoderada por la inteligencia artificial, analytics y automatización para enfrentar el impacto que está teniendo la pandemia en las personas y los negocios.

 

En definitiva, en la actualidad las organizaciones deben saber apoyarse en la tecnología para ofrecer oportunidades de desarrollo tanto a sus colaboradores como a sus propios negocios. Por el contrario, negarse a la digitalización e implementación de nuevas soluciones tecnológicas puede provocar que al mediano, o incluso corto plazo, algunas compañías no sean capaces de seguir solventándose.

New call-to-action