La tendencia de Big Data ha entrado gradualmente a las tecnologías de RRHH, y los profesionales del área deberían aceptarlo con entusiasmo.

Artículo por Anna Verasai, disponible en The HR Digest

De acuerdo a un estudio SAS de más de 1,200 negocios en el 2013, se estima que 6,400 compañías con cerca de 100 empleados usarán datos masivos para el 2018. También se encontró en la encuesta Towers Watson que el año pasado las compañías estaban gastando mayoritariamente en datos y análisis de RRHH. ¿Por qué big data es una gran oferta? La obtención de mayor información permite a los empresarios y a los profesionales de RRHH tomar mejores decisiones sobre su negocio.

  1. Mejora el reclutamiento Al reclutar candidatos, más que basarse en currículos con información limitada o en suposiciones, es mejor usar el análisis de datos masivos para saber detalles precisos sobre el candidato. Te entrega información respecto de los perfiles de medios sociales del candidato, registros de empleos, solicitudes de empleo y su presencia online. Enmarca un proceso de selección que analizará la personalidad del candidato con la ayuda de datos masivos. Esto ayudará a los empleadores a obtener más información aparte de su experiencia laboral y habilidades, resultando en mejores contrataciones. Según una encuesta, el 27% de los gerentes de RRHH admitió que una contratación les cuesta más de $50,000. Por lo tanto, big data puede evitar grandes pérdidas.

  2. Retener colaboradores productivos Big data también informa a los empleadores sobre por que sus empleados dejan la compañía o por que se están quedando en ella. Hay herramientas de RRHH como encuestas de satisfacción, evaluación grupal, entrevistas de salida y adherencia, que ayudan a RRHH a prever la renuncia de los empleados. Por ejemplo, Xerox usó la analítica de datos para disminuir la deserción de sus empleados en un 20% en sus call centers. Al usar tales técnicas, los gerentes de RRHH pueden saber la razón detrás del bajo compromiso de sus empleados y tomar las acciones necesarias para comprometer más a sus empleados.

  3. Analizar el rendimiento La encuesta del estado de la industria por la Asociación de Desarrollo de Talento el 2014 señaló que los empleadores en promedio gastan aproximadamente $1,208 en entrenamiento y desarrollo de cada empleado. Incluye programas de entrenamiento formal, almuerza-y-aprende, eventos de desarrollo profesional y varios seminarios. Big data puede ayudar a los empleadores a saber cuán efectivos son esos programas de entrenamiento y cómo los empleados lo están implementando en sus tareas. Los empleadores pueden analizar el número de participantes en el entrenamiento y eventos de desarrollo y medir su resultado. Estos datos ayudarán también al conducir análisis de desempeño y en proveer una apreciación.

Así, los datos masivos pueden ayudar a los empleadores y a los profesionales de RRHH a contratar mejor talento, retenerlos, y entregarles mejores entrenamientos, a la vez que evaluar de manera regular el desempeño de los empleados ya existentes.